magnify
formats

La mayor central de energía solar térmica en el mundo

Publicado en 18 junio, 2013

El polvo y la arena son los enemigos número uno de cualquier superficie pulida como puede ser un panel termosolar, pero eso no ha impedido que Abu Dabi inaugure la planta de energía solar térmica más grande del mundo, con una superficie de 2,5 kilómetros cuadrados, situada al sur del país, junto al Desierto de Arabia. Sus 258.048 espejos captan la energía del sol y la convierten en energía sostenible.

La planta termosolar se llama Shams-1 (Sol-1) y es obra de la empresa española Abengoa, especializada en proyectos de ingeniería y energía. Es además la primera planta solar cilindroparabólica construida en Oriente Próximo. Abengoa explota la planta junto a Masdar, compañía de energías renovables líder en el país, formando el grupo Shams Power.

¿Y cómo produce energía esta instalación? la explicación básica es que el sol calienta un tubo central con aceite sintético en su interior hasta 393 grados y el vapor generado mueve una turbina que genera electricidad. La capacidad de producción de esta planta es de 100 megavatios, con los que puede satisfacer las necesidades energéticas de 20.000 hogares.

Dentro de las energías renovables, una ventaja añadida de la energía solar térmica frente a las demás es que no sufre dependencia de la meteorología, ya que no le afecta que el día esté nublado y su producción es menos intermitente que en el caso de la fotovoltaica. Y el uso complementario de gas natural permite seguir produciendo durante la noche.

¿Cómo se consigue que la superficie de los espejos se mantenga limpia y no les afecte la erosión del polvo desértico? Un muro de casi siete metros hace de barrera frente a los vientos. Los espejos, fabricados por la empresa española Rioglass, se limpian siguiendo una metodología especial, con la ayuda de cinco camiones que limpian también la turbina.

Los números de Shams-1 llevan a Masdar hacia el éxito, ya que produce un 10% de la energía termosolar a nivel mundial y el 68% de todas las energías renovables en la Península Arábiga.

La construcción de la central termosolar Shams-1 costó 470 millones de euros. Siendo Abu Dabi uno de los países con más petróleo en el mundo (9% de las reservas mundiales), el caso de esta instalación demuestra que el futuro de la energía pasa por apostar más por la tecnología y menos por los hidrocarburos. Y en Oriente Medio parecen dispuestos a seguir ese camino, ya que hay más proyectos similares en el horizonte. En elcurso de energía solar térmicaestaremos muy atentos.

Fuente: El País

 
Etiquetas:,
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10