magnify
formats

España y Turquía en busca de acuerdos energéticos

El gobierno turco está ultimando un plan que tiene por objetivo la búsqueda de socios en energías renovables y nuclear. El país otomano ha empezado a interesarse en España como forma de afianzar sus tasas de desarrollo económico.

Recientemente, el crecimiento entre las grandes naciones desarrolladas y las emergentes se ha mostrado algo débil, lo que contrasta con las perspectivas económicas de Turquía, que de cara a los próximos años prevé varios planes de inversión que pueden impulsarla aún más. En este escenario, los acuerdos energéticos son clave tanto para los inversores públicos como para los privados.

En Turquía se está viviendo con especial atención la evolución de los tres sectores estratégicos más importantes para el país: infraestructuras, transportes y energía. Y es justamente allí donde empieza a buscar socios estratégicos que le ayuden a seguir adelante. El Fondo Monetario Internacional ha previsto que la economía turca cerrará el año 2016 con un crecimiento del 3,3%, cifra que seguramente se repetirá el año que viene y que posiciona a este país muy por encima de otras economías del mundo.

A nivel geográfico, Turquía es una piedra angular en la conexión de las relaciones comerciales entre Europa y Asia. Históricamente, ha sido la puerta de entrada hacia el continente asiático y además, representa el octavo mercado en exportación e importación y el cuarto socio de mayor importancia en el área mediterránea. Por todos estos motivos y por su fortaleza económica demostrada en los últimos años, la Comisión de Relaciones Internacionales de la Patronal ha decidido insistir para ayudar a Turquía a sentirse más cómoda y estable en la Unión Europea.

La dificultad nace de parte de los empresarios que necesitan una mayor estabilidad política y seguridad jurídica por parte de Turquía, ya que sin ellos, resulta difícil tomar decisiones de inversión.

Recientemente la Agencia de Promoción y Apoyo a las Inversiones de Turquía se reunió con un grupo de expertos para exponer las oportunidades que ofrece su país a nivel de inversiones. El gobierno está intentando dar pasos adelante en la consolidación de un marco de estabilidad y seguridad jurídica, para que la invitación a las empresas extranjeras, entre las que se encuentran muchas españolas del sector energético, pueden entrar al país sin ningún temor.

Los acuerdos energéticos entre España y Turquía

Actualmente en Turquía funcionan 600 empresas españolas, pero se espera que con la construcción de 10,000 kilómetros de ferrocarriles de alta velocidad, 8,000 de autopistas y la edificación del tercer aeropuerto más grande del mundo, las oportunidades aumenten y en el corto y medio plazo este número de empresas se duplique.

Con estas mejoras, se espera que se pueda acceder a la firma de un acuerdo energético alternativo como el que ya tiene la Unión Europea con otros países como Noruega o Suiza. En cuanto a las energías renovables, Turquía es bastante fuerte gracias a la energía fotovoltaica —como decíamos al principio, por su posición geográfica— y es posible aprovechar tanto los campos solares para impulsar la energía solar, como la energía nuclear. Además, en el próximo año se van a subastar 1000MW de energía eólica. Todo ello lleva a que las grandes empresas extranjeras de ingeniería se interesen por Turquía.

Para las empresas de España —donde tenemos un bagaje amplio en energía eólica y solar—, Turquía se presenta como un importante punto de foco donde dirigirnos y, sin duda, así será, aunque como comentábamos será también de gran importancia que el gobierno turco consiga dar mayor seguridad a las empresas para poder realizar las inversiones.

Los planes de Turquía de cara al 2023

Además de las energías renovables, España puede tener un papel protagonista en la digitalización de las Administraciones Públicas y en el crecimiento del sector sanitario en Turquía, dos espacios donde les queda mucho por hacer todavía.

Para el año 2023, el ejecutivo turco prevé la construcción de varias obras en las que podría ser interesante la presencia de las empresas españolas, ya que tienen una larga trayectoria y experiencia. También en el ámbito agrícola cabe recordar que Turquía tiene como objetivo para el 2023 ser uno de los cinco principales productores mundiales, para lo que será necesario el apoyo de parques tecnológicos y centros de investigación y desarrollo, ámbitos en los que España tiene mucha experiencia.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
CLOSE
CLOSE