magnify
formats

España lidera un proyecto internacional en energía termosolar

Publicado en 6 junio, 2013

Buena parte de las energías renovables están ya totalmente operativas y el porcentaje que aportan al suministro eléctrico es considerable, pero sus posibilidades son infinitas y su desarrollo parece imparable, especialmente para lograr que sean más baratas y eficientes. Y como decimos en nuestro curso de energía solar, una de las que más potencial de futuro tiene es la energía termosolar.

En la energía termosolar se obtiene la radiación del sol en un fluido receptor, mediante el uso de espejos, generando unas temperaturas altas para producir electricidad. España apuesta fuerte por liderar esta tecnología a nivel internacional.

Un consorcio internacional está dando grandes pasos en un proyecto con implicación europea para el desarrollo de esta energía limpia, el programa Stage-Ste de energía termosolar, que pretende convertirla en una de las más competitivas. Y es precisamente España quien lidera dicho consorcio, a través de expertos del Ciemat.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 18,6 millones de euros y financiación de la Unión Europea, que aporta 10 millones de euros para un periodo de cuatro años. Participan cuarenta instituciones de veinte países, ocho de ellas españolas, junto a dos empresas españolas.

Al frente del programa está el investigador español Julián Blanco como coordinador, que está convencido de la “posición de liderazgo de la energía termosolar en España”.

En España funcionan actualmente más de 50 plantas de energía termosolar, que producen 2,4 gigavatios, explica Blanco, que tiene claros los objetivos futuros.

En primer lugar, se deberían desarrollar espejos de bajo coste que abaraten las inversiones en plantas termosolares. También se pueden mejorar las características de los fluidos y conseguir materiales más baratos, duraderos, resistentes y que sean aptos para lugares desérticos, ideales para obtener energía del sol.

A medida que la tecnología siga mejorando, se pretende utilizar la energía termosolar para desalar agua de mar o producir hidrógeno, todo esto en palabras del propio Blanco.

“En España estamos en el límite geográfico para la energía termosolar. Más al Norte no tiene mucho sentido, pero Marruecos y el Sahara tienen un potencial inmenso”, añade Blanco.

Y eso es una gran ventaja, porque al contrario que otras renovables como la solar fotovoltaica o la eólica, dependientes totalmente del sol y el viento, la termosolar es más predecible y entrega energía a la red eléctrica de forma más continua

Fuente: El País

 

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
CLOSE
CLOSE