magnify
formats

Energías convencionales y no convencionales

Publicado en 11 mayo, 2015

Hoy queremos hablarte de las energías convencionales y no convencionales, definir apropiadamente estos conceptos alusivos al mundo energético y detallar su evolución a lo largo del tiempo. La trayectoria de los diferentes tipos de fuentes energéticas en el tiempo, sus características y las iniciativas de gobiernos, empresas e instituciones en torno a su uso y difusión nos permite conocer las necesidades pasadas y presentes, tanto de la sociedad como de los sistemas medioambientales imperantes. ¡Vamos a ello!

En primer lugar, debemos destacar que el mix energético actual combina ambos tipos de energía, considerados una necesidad fundamental del ser humano en el mundo moderno, sumido a su vez en diversas problemáticas como la escasez de los recursos, el costo, el agotamiento, la captación, la polución, la deforestación o la contaminación. Empezaremos diciendo que la energía, definida desde el ámbito de la física, se trata de la capacidad de realizar un trabajo.  Estos dos tipos fundamentales engloban muchas subclases energéticas:

  • Energías convencionales: Técnicamente, se trata de todas aquellas energías tradicionales que se comercializan entrando a formar parte del computo del producto interior bruto (PIB). Las energías convencionales no tienen por qué ser energías no renovables, pero debido principalmente a circunstancias históricas, se puede decir que son principalmente las no renovables, como el petróleo, el carbón, el gas o los combustibles fósiles. El uso principal que se hace de las energías no renovables es principalmente eléctrico y tienen puntos en común entre sí, como su carácter limitado y el empleo indiscriminado que se ha hecho de ellas durante las últimas décadas.
  • Energías no convencionales: Este concepto alude a aquellas formas de producir energía que no son tan comunes ni están masificadas en el mundo y cuya limitación de uso se debe a los elevados costes que comporta su producción. Dentro de las que más se están utilizando tenemos la energía nuclear, la energía solar, la energía geotérmica, la energía química, la energía eólica y la energía de la biomasa.

Las energías convencionales y no convencionales en el mundo

Las energías convencionales y no convencionales en el mundo han hecho justicia, precisamente, a los términos que las han bautizado. Las convencionales, carbón y especialmente petróleo y derivados han sido la fuente energética más empleada en el mundo y el abuso masivo y constante que los gobiernos han hecho de ellas ha provocado que muchos países hayan adoptado la determinación de asentar políticas que restrinjan su uso masivo e impulsen el desarrollo de otras estrategias y planes energéticos mas respetuosos -basados en energías alternativas, concepto que abarca muchas de las renovables o no convencionales- con el medio ambiente y el planeta tierra. Es importante, por lo tanto, apuntar que las energías convencionales corresponden en su mayoría, por ahora, con las no renovables, dado el uso generalizado de petróleo y carbón -aunque existen excepciones como la hidráulica, que sí, pero sin embargo, no todas las no convencionales son renovables, sino alternativas en su uso -véase la nuclear-. Entre los avances más importantes de las renovables debemos señañar el acuerdo del protocolo de Kyoto, fundamentado en el compromiso de reducir las emisiones de gases causantes del efecto invernadero.

Las estimaciones para el total mundial de las reservas recuperables de carbón (definidas como el contenido de las capas de más de 30 cm de espesor y situadas a menos de 1.200 m de profundidad) son de unas 700 Gt, que equivalen a 250 años al ritmo de extracción de mediados de la década de 1980 (2,8 Gt/año). Las mismas estimaciones para el petróleo varían entre 2.400 millones de toneladas equivalentes de petróleo (1 TEP = 10 millones de kcal), con una probabilidad de 0.9 y 6.400 millones de tep, con una probabilidad de 0.05, que representan entre 50 y 120 años al ritmo de extracción de mediados de los 80. Es decir, en cualquier caso el ciclo del petróleo será mucho más corto que el de carbón. Y lo mismo ocurre con las reservas de gas, cuyo ciclo será mucho más corto que el del petróleo.

La energía convencional

Esta clase de energías son de uso frecuente y extendido en el mundo como fuentes más comunes de producción energética. Dada la estructura que pervive en el sistema y el tipo de comercialización de esta clase de energías, el coste de producción, extracción y transporte es mucho más bajo que el de las energías alternativas. Las energías convencionales más habituales son el carbón, el petróleo, el gas natural, el uranio y la hidráulica -menos esta última, el resto no son de tipo renovable-.

¿Cuál es la principal ventaja de este tipo de energías?

Pues que producen mucha cantidad de energía por unidad de tiempo y también que cuentan con una distribución regular por todo el planeta. Todos conocemos los principales problemas medioambientales derivados de su uso: el efecto invernadero -consistente en la subida de temperaturas que experimenta la atmósfera terrestre a causa de la presencia de determinados gases emitidos en las reacciones de combustión, como el dióxido de carbono, el vapor de agua, el metano o el ozono-, el efecto nocivo de las radiaciones, la deforestación y destrucción de diversos sistemas naturales o la acumulación excesiva de residuos. Destacamos el petróleo como principal exponente de este tipo de energías.

El petróleo es una clase de energía convencional no renovable que se halla en grandes cantidades bajo la superficie terrestre y se emplea como combustible y materia prima para la industria química. Sus diferentes derivados se emplean para fabricar medicinas, fertilizantes, productos alimenticios, objetos de plástico, materiales de construcción, pinturas o textiles y también para generar electricidad. El petróleo crudo se encuentra en cantidades comerciales en cuencas sedimentarias situadas en más de 50 países de todos los continentes. Los mayores yacimientos se encuentran en Oriente Próximo, donde se hallan más de la mitad de las reservas conocidas de crudo.

Energías no convencionales

La mayor parte de las energías no convencionales son limpias o renovables porque no contaminan. Al depender de factores como la inclinación del sol, la fuerza del viento o el nivel del mar provoca que no estén repartidas uniformemente por todo el planeta. Las principales energías no convencionales son las siguientes:

  • Energía solarSe puede considerar el origen de casi todas las demás energías y su principal aplicación de la energía solar es el calentamiento de agua para el uso de casa. Esta energía se materializa o genera gracias a placas solares colocadas en la parte superior de los edificios, con una capa de vidrio que permite la entrada de las radiaciones del sol. La energía solar se convierte en energía eléctrica gracias a las células fotovoltaicas (solares).
  • Energía de las mareas: En algunos lugares de la costa se puede aprovechar la energía de las olas del mar construyendo una presa o barrera. Cuando hay marea alta la presa se abre y cuando baja la presa se cierra. Gracias a la bajada del nivel de agua, se deja salir el agua que hace girar una turbina que acciona un generador y produce electricidad.
  • Energía eólica: Se consigue obtener mediante unos aerogeneradores. La energía del viento se emplea para hacer girar una turbina que moverá un generador para producir la electricidad. Para que esto ocurra la velocidad del viento tiene que ser entre 5 y 25m/s. En España el parque eólico de Tarifa (Cádiz) se ha convertido en uno de los más eficaces del mundo. Tiene 250 aerogeneradores y suministra electricidad a 25.000 casas. La energía eólica también comporta ciertos inconvenientes para el medio ambiente: muchas aves quedan atrapadas entre las turbinas y mueren, se producen alteraciones del paisaje y producen elevados niveles de contaminación acústica.
  • La biomasa: La biomasa parte del conjunto de plantas y materiales orgánicos de los cuales podemos obtener energía. La leña está considerada una de las primeras fuentes de energía conocidas. La basura de materia orgánica, agrícola, industrial o doméstica contienen energía que puede ser utilizada para quemar o para fermentar en ausencia de aire en biogeneradores. De esta manera se obtiene un gas llamado biogás que se utiliza como combustible en muchos países como en China o en Europa.
  • Energía geotérmica: Consiste en aprovechar la energía térmica del interior de la Tierra, donde existen elevadas temperaturas -más de 200ºC- como consecuencia de la fusión de las rocas. La utilización de esta energía se puede hacer mediante la utilización directa del agua caliente que sale de la Tierra y se conduce a las casas para el uso doméstico o bien mediante una central geotérmica, que utiliza mediante una bomba el agua a fin de obtener electricidad.

Esperamos haberte podido aclarar algunas dudas en torno a las energías convencionales y no convencionales con el presente artículo. Ya se sabe, ¡nunca te acostarás sin haber aprendido algo nuevo!

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
CLOSE
CLOSE