magnify
formats

¿En qué consiste el impuesto al sol en España?

Publicado en 15 julio, 2015

A estas alturas, ya habrás oído hablar del impuesto al sol en nuestro país, el principal quebradero de cabeza de aquellos españoles que tratan de sumarse a la iniciativa del autoconsumo energético. Los que lo intentan se encuentran con que la curva de producción de su equipo fotovoltaico no coincide con la de la demanda, y se ven obligados a verter a la red un tercio de la energía producida y que más tarde, no se puede consumir ni recuperar en las horas sin sol, precisamente aquellas en las que se demanda y precisa más energía.

Resumiendo, el impuesto al sol -primero denominado “peaje de respaldo” en su primera versión de norma y rebautizado ahora como “cargos”- dice que el autoconsumidor está obligado a abonar íntegramente la parte fija de su factura con la compañía eléctrica, pero también la misma proporción de impuestos y peajes que pagaría en la parte variable de la factura si no tuviera implementado un sistema de ahorro y eficiencia con autoconsumo, es decir, si no ahorrase. Este freno gubernamental ha sido respondido con multitud de críticas, ya que que por cada 100 MW fotovoltaicos instalados, el sistema tradicional deja de percibir un 0,01% de ingresos, puesto que la gran parte se sigue abonando en el término fijo de la factura. 

Mientras que el Ministerio de Industria afirma que “no se puede evadir el pago de peajes si se utiliza la red cuando no hay sol o viento. Por tanto, no se trata de un impuesto ni de frenar el autoconsumo”, expertos en materia energética y estudios sobre energía solar fotovoltaica, como el economista Jorge Fabra Utray, discuten. “Desde hace dos años, si un ciudadano se pone un panel en el tejado y amortiza la inversión le sale una energía más barata que la de la compañía. ¿Por qué no hay más paneles en todas las ciudades? Porque las eléctricas controlan la redacción de leyes”. Mientras, la Unión Española Fotovoltaica afirma que quien instale un sistema de autoconsumo tras la reforma del impuesto al sol, tardará 31 años en amortizarlo, a pesar incluso de que los equipos fotovoltaicos se han abaratado un 70% desde 2008, el punto álgido de la burbuja de las renovables.

La aspiración de los defensores del autoconsumo solicitan que se implante el “balance neto” consistente en que se pueda verter a la red el excedente energético y luego recuperarlo en las horas sin sol a cambio de una cuota de mantenimiento o una compensación. Así es como funciona en países como Alemania, Portugal, Grecia, Italia, Dinamarca, Australia, EE UU (la mayoría de estados) o México. Por desgracia, España es actualmente un caso aislado de freno al autoconsumo, mientras que en países como Portugal se permite el desarrollo del autoconsumo de hasta 1MW sin ningún tipo de peaje y el balance neto se hace pagando el precio de la energía excedentaria a un 90% de su precio de mercado. ¿Que opinión tienes tú del impuesto al sol?

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
CLOSE
CLOSE